10 jun. 2013

Deadpool


Aquí una nueva entrega de "comics for dummies, by a dummie". Hoy vamos a hablar de un personaje poco visto de manera masiva del mundo Marvel: Deadpool. Para quienes tengan una vaga idea o les suene un poquito de nombre, puede ser porque el personaje apareció en la película X-Men: Origins donde tenía una batalla final con el querido Wolverine. Por supuesto que todo lo interesante que tenía Deadpool se lo quitaron al reducirlo a un mero secuaz de Stryker, y encima interpretado por el insoportable Ryan Reynolds.

Para quienes les gustan los comics y quieren ahondar un poco más este es un personaje que vale la pena no solo por la acción desmedida sino por la diversión. Para poder presentarlo aquí, y a manera de recomendación, nos vamos a basar en dos historias cortas que se han publicado aquí. La primera es “Reyes suicidas” editado en Febrero del 2012, dibujado por Carlo Barberi y con historia de Mike Benson de solo dos tomos. La segunda historia se llama “Deadpool mata el universo Marvel” publicada en  Noviembre del 2012 en argentina, escrito por Cullen Bunn y dibujos de Dalibor Talajic, la cual es ideal para vagos de la lectura ya que aquí publicaron los cuatro tomos en uno solo. La premisa para la selección claramente fue que sea algo accesible y con la cual uno no se engrapara en comprar historias de miles de números. Pero además lo interesante aquí es que si bien el personaje tiene una línea clara, en ambas se pueden hacer dos lecturas de un mismo personaje. Algo así como dos caras de una misma moneda.

Yendo a lo básico, lo importante para que sepan es que Deadpool es un asesino a sueldo, un mercenario completamente loco al cual le importa bastante poco hacer el bien. Es así como entra en la categoría de antihéroes, que cada tanto juega para el lado de los buenos. Un punto de contacto del personaje con X-Men es que el mismo fue sometido a los mismos experimentos que Logan en su momento, de los cuales no ha quedado muy bien (las marcas en su cara lo muestran) y lo ha  transformado en un personaje inmortal. El mismo poder de curación que tiene Wolverine lo tiene Deadpool pero llevado al extremo por completo: es decapitado y sigue vivo. Probablemente este sea uno de los motivos por los cuales su interacción con el resto de héroes del mundo Marvel: si no puedes matar al psicópata, más vale tenerlo cerca.

La primera historia presenta el costado más amigable del personaje ya que muestra toda su comicidad. Por supuesto las batallas sangrientas están, pero lo que impacta es la capacidad del Deadpool de hacer un chiste tras otro, de cantar canciones reconocibles para cualquier lector y de inmediato generar empatía. Como su vida se va desarrollando de manera azarosa (así como a donde lo lleve el viento va), la historia comienza al ser acusado de un crimen que no cometió y que hace que todos los héroes de Marvel lo persigan. Punisher, el Hombre Araña y Daredevil son de la partida para ponerlo en caja. ¿La perla? la mini historia del final. Imposible no adorarlo en ese cruce con Wolverine donde comparten una misión y nuestro protagonista usa todos los recursos a la hora de matar al enemigo. Volviendo a “reyes suicidas” es interesante el contrapunto de Deadpool y Punisher, dejando a Daredevil como el héroe políticamente incorrecto y por lo tanto, aburrido. La imagen inicial del segundo todo resume el mayor encanto de esta historia: está llena de guiños a películas, músicos, etc. y eso suma humor. EL lector puede sentirse parte de ese mundo que construye el personaje.

En el tomo “Deadpool mata al universo Marvel” la historia se torna un poco más seria y la sangre corre más. Los chistes del mercenario quedan de lado cuando el mismo quiere cobrar venganza cargándose a todos los héroes y personajes queridos por motivos que realmente poco importan. Lo genial de esta historia es las múltiples conversaciones que Deadpool mantiene consigo. Algo así como un Gollum con dos katanas que hace tiempo se despidió de su Smeagol.  Estas idas y venidas en el dialogo por momentos llevan a la confusión del lector y es claro que es intencional. EL protagonista está tan perdido como todos y sobre la marcha ve hacia donde se dirige su propia historia. El final no defrauda y saca una sonrisa al lector.

La complicidad que el personaje genera en quien sostiene el comic  es clave. Este es un personaje que es consciente de su existencia por completo. El hecho de ser gracioso, letal e inmortal no son los únicos elementos por los que el personaje es tan atractivo. Probablemente la característica fundamental es la constante interpelación al lector. Eso de tenerlo de las narices con cada comentario y de exigirle que de alguna manera también participe en sus aventuras.  
Por Margarita Segundo
*El equipo de $ in my pocket zine te desea FELIZ CUMPLEAÑOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...