23 feb. 2011

COLUMNA DE OPINION

 (Gentileza MANTRA ZINE)

EL CANCER DE LA ESCENA. 
por Julian Vadala.

De hecho, usar esta expresión me parece de una bajeza moral importante.
Quien haya padecido de cerca esta enfermedad en algún familiar o amigo, sabe que CANCER no es una palabra que tenga que ser usada a modo de insulto, es una enfermedad terrible, y creo que por respeto a todas las personas que lo sufren o sufrieron  no pueden ser tan irrespetuosos por la vida humana.
Cuando analizo la intención de usarla como insulto y los motivos que generalmente se argumentan en los “problemas de la escena” me da para pensar: ¿Que pasa con estos pibes?, que los hace ser tan ignorantemente soberbios?
¿Por que ni siquiera meditan  que les puede pasar a ellos o a sus seres queridos?
OK no me quiero extender sobre las enfermedades, por que esto no es una revista médica sino un zine HC y para variar voy a escribir sobre el HC.
Cuando tengo charlas con diferentes personas que son parte activa de la escena, escuche esa frase tan siniestra, como si fuera parte del lenguaje HC.
Diferentes puntos de vista enfrentados, como siempre pasó y como siempre pasara. El HC aparentemente construye su identidad a partir de enfrentarse  a diferentes cuestiones, enfrentamiento mas que nada de palabra, por que en realidad si uno analiza “la escena” desde otro ángulo que no sea el estrictamente  HC, la movida esta tan llena de estereotipos, dogmatismos, vanidad, ignorancia como cualquier otra movida.
Yo no soy sociólogo ni psicólogo, solamente tengo casi 35 años y me metí en un reci de música HC cuando tenia 12, el resto es historia (que se puede leer en el libro HISTORIAS DEL BUENOS AIRES HARDCORE ajajá)

Para que algo progrese hay que ser justo con los elogios y muy duro con las críticas, por que es así que las cosas maduran y no se estancan en la vanidad. A mi me interesa que el HC progrese, y seguramente mis parámetros de progreso no son los mismos que actualmente rigen.
Mi opinión se basa en mi experiencia personal, con esto no digo ni que sea “la posta” ni intento desmerecer a nadie que actualmente se sienta parte del HC.
Seguramente la gran mayoría de personas prefieren ver solo lo bueno de la movida, pero desde mi punto de vista, creo que hay veces que se peca de “positivista” o “permisivo” con las cosas negativas. Las cosas malas pasan de ser “solo una vez” a transformarse en un habito, del habito pasan a ser rápidamente una costumbre, algo “que siempre fue así”, y es ahí donde quizás tenga valor planificar las cosas a futuro, mirando para atrás.
Con esto digo que: 20 años de historia tienen su valor a modo de aprendizaje, no hace falta compartir ideas o posturas, ni siquiera gustos musicales, es casi obvio, que escuchar una grabación de mas de 15 años de antigüedad suena en una calidad inferior, pero me parece que el HC no pasa por 1000 hs. de PRO TOOLS, ingeniero de sonido japonés y el ultimo grito de la tecnología en audio. Es ahí donde muchas veces me argumentan “ahora las cosas son así” como dando a entender, que soy yo el que se perdió una parte de la historia, que no lo puedo entender por que “ya no estoy” en la escena (como si para entender el HC haya que estar en un lugar físico, saludar a ciertas personas, consumir ciertos productos, cortarse el pelo de determinada manera, vestirse de tal forma, etc.)
Quizás uno sea un utópico, quizás me tenga demasiada confianza y mucha paciencia, pero estoy seguro que hubo momentos en que las cosas fueron como quisimos que sean, no estábamos tan resignados al “ahora es así”, al contrario feliz que yo estaba de formar parte del HC y poder hablar sobre esto con personas ajenas a la movida “los que nunca entenderán”.
La motivación era buscar superarnos en el compromiso, en el mensaje, en la protesta, en la creatividad, y mas que nada en la diversidad, el HC se tuvo que imponer como estilo con todo tipo de bandas y en todo tipo de lugar, fue así como creció la movida, dándole participación a todo tipo de gente, el concepto ELITISTA que veo ahora en el HC donde solo es “HC para los HC” siempre en los mismos lugares, siempre las mismas bandas, siempre las mismas caras en el publico, para muchos quizás permanecer parados en el mismo lugar durante 15 o 20 años es sinónimo de: compromiso, de lealtad, orgullo, convicción, firmeza, ser verdaderos hasta la muerte, etc.… a esta edad me suena mas a slogan de propaganda que usan las fuerzas armadas que a una subcultura adolescente que busca cambiar los valores morales, y con lo de adolescente fui generoso, por que no se puede estar 15 años en una movida y pretender seguir siendo igual que cuando eras chico, creo que envejecer es parte del proceso natural de la vida y negar ese hecho es mucho peor que fumar marihuana, tomar cerveza o ser “caído” “deshonrar el HC” “ser impío” o la gilada frase hecha que se les ocurra (para eso si son creativos, para la maldad).
Ir contra la naturaleza es un vicio de estos tiempos, es una abominación, el mismo sistema babilónico se ocupa de retrasar la maduración en los hombres, en mantenerte adolescente eternamente, se glorifica la juventud en todo tipo de medios y justamente consigue eso: terror al crecer, madurar, envejecer.
No niego lo noble del compromiso, la firmeza o las convicciones, lo que niego es el orgullo elitista de creerse “mejores o superiores o elegidos o verdaderos” solo por ponerse camuflados, tatuarse, llenarse el cuerpo de aritos, ir a recitales HC y coleccionar cuanto producto sea ofrecido por los Yankees.
Generalizar es malo por que no siempre es justo, pero lamentablemente no queda otra ya que la movida se hace entre muchas personas y no 4 o 5 individuos.
O sea, la opción de participar y aportar esta ahora y estuvo siempre, también cabe la de ser ganado y aceptar lo que 4 o 5 decidan para el resto.
La comodidad no es mala, lo malo es no hacer nada por los que están incómodos.
Se puede ser “profesional” y buena persona a la vez, conservando y cuidando tus amistades. Se puede hacer buenos negocios sin necesidad de estafar la confianza de nadie. Se puede tocar y organizarse sin necesidad de ser de clase media alta, vivir en zona norte y tener un marcado miedo/ desprecio por todo lo que sea popular o de clase baja ( y mejor ni me extiendo sobre el racismo en la escena y su desprecio por todo lo que no sea anglosajón).
Lo malo no es vivir en Belgrano y tener un buen laburo, lo malo es que nunca en tu egoísta vida hiciste nada para ayudar a los que menos tienen, y no hablo de dar donaciones a los pobres, hablo de pasar el conocimiento, de intentar compartir lo que se sabe, lo que se tiene. Veo que el HC se volvió como un gordito caprichoso, que no presta sus juguetes, pero que le gusta mostrárselo a los demás chicos.
En vez de juguetes serán CDS, remeras importadas, zapatillas Nike o new balance, lo que mierda sea, no importa…
Todo es cíclico y seguramente con el tiempo las cosas se van a acomodar y el HC volverá a su inicio y el “burgués core” se identificara con algo más novedoso o adaptado a sus circunstancias.
Mi intención en esta columna no es agredir a los que tienen mas, ya escuche tontitos de muy buen pasar económico decirme “resentido y envidioso” al plantear esto mismo, solo le faltaba decirme “jodete por ser un negro de la boca”.
Parece que en vez de reflexionar y aportar algo a que esto vuelva a ser un medio para combatir y cambiar lo que nos molesta, prefieren ponerse a la defensiva y ser cada día un poco mas reaccionarios y funcionales al sistema, dicho sea de paso, sistema que dicen repudiar.
Gracias MANTRA por esta oportunidad, espero que esto lleve a una reflexión, el DIVIDE Y REINARAS es un método muy antiguo pero que sigue siendo útil, ojala que el HC retome su postura y vea en la unión la mejor forma de combatir a todos aquellos que nos quieren “reinar” y manejar como ganado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...