29 may. 2010

NO DEMUESTRA INTERES

Quienes estuvimos en el reci de NO DEMUESTRA INTERES, compartimos mucho más que sólo un “momento musical”. Tal es el legado de la banda, que permitió una perfecta comunión entre “nuevos” y “viejos” espectadores. Tener la posibilidad de verlos en vivo produjo, en todos los que vivimos ese momento una emoción y una adrenalina sólo comparable con los más  intensos momentos que cada uno registra en su memoria. 
Cinco personas (cuatro de la formación original, Adrián, Leo, Leito, Seba mas Ciri de ETERNA INOCENCIA) que están lejos de los estereotipos, de la demagogia barata, de la superficialidad, que no necesitan saltar en complicadas piruetas, ni uniformarse, ni adoptar una estética, ni mirar YOU TUBE para inspirarse en nadie, literalmente estallaron el Teatro desde el vamos. sinceramente pareció como que nunca hubieran dejado de tocar. Ya desde el saludo de Adrián y las tres primeras canciones, una de cada uno de los discos, “Fe”, “Riñas” y “Superficial”, todos, público y banda, fuimos protagonistas de casi dos horas que, estoy seguro, vamos a atesorar como únicas e irrepetibles.  NO DEMUESTRA INTERES nunca fue una banda de músicos saltarines, pero aún así la furia que nace de la pasión que ponen sobre el escenario desataba una y otra vez enormes estallidos de emociones en el público. Cuando sonaron “Discriminación”, “Ceguera juvenil” y “Mirando mi tiempo”, “Desilusión” y “Estimo” el furor del mosh fue, sencillamente, arrollador. Sobre todo en “Estimo” y en “Ceguera Juvenil”, donde la voz de la gente fue la voz de la banda.
Para destacar, además, el puente de comunicación que supo construir Adrian, haciendo gala de esa sanamente envidiable capacidad para decir lo justo y necesario que marca la fuerza de su personalidad. Mucho más allá de la nostalgia melancólica o la reafirmación del fanatismo o la sensación de haber visto a “la” banda o como cada uno quiera describir a NO DEMUESTRA INTERES y a todo lo que se vivió en el Teatro de Flores, la banda demostró que con independencia creativa, honestidad e inquebrantable compromiso con el propio sentir es posible dejar, en todos los que estuvimos el 11 de diciembre del 2009, una marca imborrable en ese lugar en el que las cosas intensamente vividas persisten para siempre,  en la memoria del corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...